Origen de la marca Conde de Benalúa

Bajo la marca ‘Conde de Benalúa’ se comercializa un producto tan noble como es el Aceite de Oliva Virgen Extra, adoptando dicho nombre en memoria de D. Julio Quesada Cañaveral y Piedrola (1857–1936), Conde de Benalúa de las Villas, señor de Láchar y Monreal y Duque de San Pedro de Galatino, – título este ultimo que le fue concedido por el Rey Alfonso XIII en 1905 –. Fue uno de esos hombres que disfrutan con lo que a otros retrae: el riesgo y la aventura de los grandes negocios, de las grandes y variadas iniciativas empresariales.

Dos fueron las clases de actividades más reiteradamente abordadas por este ilustre granadino. Una, – ¿cómo no? – relacionada con las industrias del área azucarera, en expansión a fines del siglo XIX; otra, la que permitió la apertura de nuevas vías de mejora para el turismo, con la construcción de Hoteles como el Alhambra Palace – primeramente Hotel Casino – y el del Duque, este ultimo el primer hotel de Sierra Nevada.

Esto sin olvidar su interés por las nuevas vías de comunicación, como lo supusieron en su día el tranvía y la carretera de la Sierra, iniciativas que pusieron de relieve la certera visión de nuestro personaje – creador también de la I Semana Deportiva, en la que el Club Penibético, por su encargo organizó los primeros concursos de esquí, en 1926 – de lo que supondría para Granada la explotación de su enorme potencial turístico, entonces en mantillas.